Novelaria

Relatos Breves. Frases Sueltas. Mala Ficción.

De mis lugares preferidos

Rayuela, de mis lugares comunes lit­er­ar­ios, el preferido. Es una fór­mula repar­tida entre demasi­a­dos, pero es tan de cada uno como cada uno de nosotros la haya vivido. En mi caso, en la inten­si­dad de amores pro­fun­dos, con­ver­tidos ya en suaves nos­tal­gias. En plazas, cig­a­r­ros y estreme­ce­dores Spinet­tas de amanecer.

Leer el resto del texto »

Sería bueno

Hoy está para dejar un par de his­to­rias tir­i­tar en la vereda, que se con­vier­tan en meros fan­tas­mas. Áni­mas que de tan trans­par­entes, ni miedo provo­quen. Hoy sería bueno soltar las cosas, todas las cosas, que se hagan río con las calles. Los libros, las cucha­ras, los cuadros con paisajes nevados.

Leer el resto del texto »

Una forma de andar

Un hom­bre solo cam­ina bien pegado a la pared que cus­to­dia su flanco dere­cho. Cada dos o tres pasos mira hacia atrás. Es demasi­ado lo que mira hacia atrás y cae. Primero tropieza y luego cae. Al caer no hace ruido alguno. No hay nadie que lo vea. El hom­bre ríe despa­cio, acom­pañando cada ja con un soplido de can­san­cio. Es para él la risa una rutina. Se lev­anta y sigue camino. Bien pegado a la pared.

Leer el resto del texto »

La Dislocación

No soportaba que su mirada se quedara siem­pre apun­tando al mismo lugar. Era como si ahí estu­vieran pasando cosas que sólo ella podía ver. Pero no quiero tam­poco usar esto como una catarata de fal­sas y pon­zoñosas acusa­ciones. Debo admi­tir que en un prin­ci­pio no me molestaba. Sí me dejaba un tanto sor­pren­dido, pero me di cuenta que en real­i­dad no era nada impor­tante y que por otro lado me per­mitía a mi, lib­er­arme de sus horas y reubi­carme un poco más en las mías. Pero la cosa se puso cada vez más extraña.

Leer el resto del texto »

La convocatoria de los vasos

El viento nivela su pelo, que decide ir para la izquierda. Hay en el ambi­ente un olor dulzón, casi agre­sivo. El hom­bre, vestido con un traje mar­rón, mar­cado por finas rayas ver­ti­cales de color amar­illo, que quizá fueran blan­cas en el esplen­dor de la prenda, cierra la puerta a su espalda y se deja caer sobre un sil­lón de pana verde, gas­tado. Al tocar su cuerpo la tela, una fina nube de polvo se desprende. Al hom­bre parece no molestarle.

Leer el resto del texto »

Poder para no hacer

Hace días que quiero escribir
y no puedo
Quiero escribir las cosas que sueño
Quiero escribir que sueño con edi­fi­cios
y escaleras
Y tam­bién sueño con ter­re­mo­tos
mien­tras mis ami­gos y yo
miramos las luces de la calle moverse
por que tiem­bla
tiem­bla toda la tierra bajo los pies.
Hace días que quiero escribir
que sigo soñando
sólo que a veces
olvido hac­erlo mien­tras no duermo.

¿Qué quiero escribir? Lo que me quema la cabeza por las noches, antes de dormir. Pero quiero romper las líneas mon­struo. Esa amal­gama de calor humano, pega­joso y adje­ti­vado que son mis pen­samien­tos. Dientes afi­la­dos para mar­car el ritmo del mas­tique, pero muy acos­tum­bra­dos a morder siem­pre en el mismo lugar. Quiero salirme de la ruta y desan­dar lo andado. Matar a Víc­tor Heredia.

Leer el resto del texto »

Ah, qué delicia!

Dar vuelta la cin­tura. Quedar que­brado. Con la cara pegada al viento. Con el viento en con­tra. Dar vuelta la cin­tura y ser poco humano. O más humano que nunca. Incon­forme. Presto a la nada y que me sigan invi­tando. Estoy hecho de ausen­cias. De todas las que ya no están. Eso son las ausen­cias no? Mujeres que se fueron a fumar a otros balcones.

Leer el resto del texto »

Perros, porros

–Porque vos tenés un perro no? Tenés un perro y a veces jugás con él. Al prin­ci­pio jugabas más pero después ya dejó de intere­sarte, no me mal­in­ter­pretes, el amor a mi perro y blah blah siguen estando, pero esto es otra cosa. La novedad o esa adren­a­lina ini­cial de estar con él se fueron y apare­ció el car­iño. O esa ocu­pación de los días que hacen las cosas y la gente cuando las vemos seguido. No se. Como agre­garle carne a la albóndiga.

Leer el resto del texto »

Deseos

Que todo el dolor se escurra. Se haga tinta con el papel y el papel, incen­di­ado, sobre­vuele la comarca, el cemente­rio, las luces difusas de aquel día de llu­via. Quiero fumarme los pape­les, esos que escribiste la noche que me cono­ciste y decidiste que yo no era un hom­bre para vos. Quiero fumarme las esperas, los sins­a­bores, el pliegue de tu cara al olvidarme.

Leer el resto del texto »

Adiós y gracias

Hola, te escribo para decirte que ayer, mien­tras esper­aba el colec­tivo, te vi pasar. Ibas de la mano de un tipo. Digo tipo porque tenía la cara hun­dida por los años y para serte sin­cero, creo que ya estaba pasado de noches y frusta­ciones, de traiciones y resacas. Estaba en oferta viste?

Leer el resto del texto »